Una campaña saca a relucir los diez tópicos del invernadero “que no son verdad”

07/11/2020.- Una campaña saca a relucir los diez tópicos del invernadero “que no son verdad”. Hortiespaña y Eucofel analizan los mitos que se ciernen sobre el ‘milagro almeriense

El milagro de convertir un terral en un bosque vegetal ha provocado que sobre la actividad agrícola almeriense se hayan construido a lo largo del último medio siglo diversos mitos y leyendas alejados de la realidad y que, de cuando en cuando, aparecen y desaparecen como los ojos del Guadiana.

Por ello, el programa Cute Solar, impulsado por la interprofesional de frutas y hortalizas Hortiespaña y la Asociación Europea Eucofel, han lanzado la campaña “Los diez tópicos sobre los cultivos de invernadero que no son verdad”, para poner en valor que a través de las 30.000 hectáreas de invernadero almeriense se proporciona alimento saludable y estable a 500 millones de europeos.

Los mitos desmentidos por estas organizaciones son: “las frutas y hortalizas de invernadero no saben a nada”. Es falso porque gracias a la calidad de la tierra y del entorno, en los invernaderos crecen algunas de las frutas y hortalizas más sabrosas y apreciadas del mercado, como la variedad de tomates Raf, los pimientos dulces, la sandía sin pepitas o la amplia gama de hortalizas minis.

“Crecimiento artificial”. Es falso porque Almería y la costa de Granada son una de las zonas de Europa con más cantidad de horas de sol al año, un recurso inagotable y necesario, junto al viento, que garantiza el crecimiento de los cultivos; “las frutas y hortalizas maduran en camiones frigoríficos”. Es falso porque los productos son recolectados de las plantas en el momento óptimo de maduración en función de los gustos de consumidores y mercados de destino; “son productos modificados genéticamente”. Es falso porque en los cultivos de invernadero solar, los métodos de mejora utilizados son totalmente naturales y están perfectamente integrados con las técnicas de cultivo existentes; “abuso de pesticidas”. Falso porque Almería es un referente en la utilización de la fauna auxiliar; “se emplea mano de obra ilegal”. Es falso, el sector emplea a 45.000 empleados directos, un 65% inmigrantes legales de 100 nacionalidades; “industria contaminante”. Es falso, es una de las que menor huella de carbono presenta por kilo.

“contaminación visual” es falso, las hectáreas cultivadas solo suponen el 3,4% del territorio; “uso irracional del agua”. Es falso porque en Almería es un bien escaso y la huella hídrica es veinte veces menor que la media.

Fuente: https://www.lavozdealmeria.com/