Almería aumenta el control biológico en berenjena, calabacín, pepino y pimiento

El cultivo en el que el control biológico ha estado más extendido en la campaña 2017/2018 ha sido el pimiento con el 99’6 por ciento, seguido de la berenjena con el 70’2, tomate con el 61’5%, pepino con el 57’9, judía 31’4, melón 26’9, calabacín 15’3 y sandía, con el 11’8 por ciento.

Los productores de hortalizas de Almería aumentaron en la pasada campaña 2017/2018 el control biológico en cultivos como berenjena, calabacín, pepino, judía verde y pimiento, según el informe sobre la campaña editado por Cajamar Caja Rural.

Según el informe de Cajamar, el cultivo en el que el control biológico ha estado más extendido en la campaña 2017/2018 ha sido el pimiento con el 99’6 por ciento, seguido por la berenjena con el 70’2, tomate con el 61’5%, pepino con el 57’9, judía 31’4, melón 26’9, calabacín 15’3 y sandía, con el 11’8 por ciento.

La superficie cultivada empleando técnicas de control biológico descendió en la campaña 2017/2018 un -6,4 por ciento respecto a la campaña anterior, constituyendo un total de 24.061 hectáreas.

Esta cifra representa del 50,6 por ciento de la superficie cultivada en la provincia.

A pesar de ese descenso, en algunos cultivos el empleo de estas técnicas continúa aumentando, como ocurre con el que lo tiene más extendido, el pimiento, que crece un 2,6 por ciento.

El mayor aumento se ha producido en berenjena (+40,9 %), seguida por calabacín, pepino y judía, a pesar de que en este último cultivo se ha producido un fuerte descenso de la superficie cultivada.

Melón y sandía son los cultivos que más han retrocedido esta campaña (-69,4 % y -22,1 %, respectivamente). Así mismo, el tomate ha seguido reduciendo el uso del control biológico una campaña más (-16,6 %).