Cuatro años de veto ruso: China, Egipto y Marruecos, grandes beneficiados

06/08/18 Cuando se cumplen 4 años del veto de la Federación de Rusia a los productos agroalimentarios de la Unión Europea, los mayores perjudicados en la provisión de hortalizas a Rusia han sido Turquía (por su veto particular), Holanda y España.

Hace ya cuatro años desde que el mismo día de 2014 el presidente de la Federación de Rusia, Vladimir Putin (presidente en aquella fecha y ahora), firmara el decreto por el que se prohibían o limitaban por un año (prorrogado después) las importaciones de determinados productos agroalimentarios, entre los que se encontraban las hortalizas y frutas de los países que secundaron las sanciones contra Rusia por su papel en el conflicto ucraniano. (Ver Hortoinfo de 06/08/2014).

En los años que han pasado desde entonces, China, Egipto y Marruecos han sido los países que más se han beneficiado del veto ruso a las hortalizas europeas, junto a otros países como Bielorrusia o Azerbaiyán, mientras que los grandes perjudicados han sido Holanda y España.

Así se desprende de los datos sobre las importaciones de hortalizas realizadas por Rusia desde el año antes a la prohibición de importaciones (2013) y hasta 2017, obtenidos por Hortoinfo a través de la División de Estadística de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), COMTRADE, basados a su vez en las estadísticas del Servicio Federal de Aduanas de Rusia (Федеральная таможенная служба Российской Федерации).

En el año 2013 Rusia importó hortalizas por un valor de 2.169’6 millones de euros, que en 2017 cayó a 1.588’7 millones de euros, gracias a la política de fomento de la producción propia llevada a cabo por el Gobierno de la Federación de Rusia, con incidencia especial en la construcción de grandes extensiones de invernaderos.

En 2013, el año anterior a la entrada en vigor del veto, los principales proveedores de hortalizas a Rusia fueron Turquía con 430’38 millones de euros, seguida por China con 291’41 millones, Holanda con 206’64, Polonia con 188’16, Israel 181’24 y España con 180’96 millones de euros.

Según los datos de Comtrade, en 2017 China ha pasado a ser el principal proveedor ruso de hortalizas con 439’81 millones de euros seguida por Azerbaiyán en segunda posición con 183’64 millones, Israel con 160’35, Egipto con 159’06, Marruecos 130’27 y Bielorrusia con 120’23 millones de euros. De esos países, el que porcentualmente más ha aumentado sus ventas de hortalizas a Rusia ha sido Azerbaiyán que las ha incrementado en un 184’84 por ciento, seguido por Egipto con un 108’66 por ciento, Bielorrusia con un 74’22, Marruecos con un 57’41 y China con un 50’92 por ciento. Israel, aunque en algunos productos ha aumentado sus ventas, en la generalidad de las hortalizas las ha bajado en un -11’53 por ciento desde 2013 hasta 2017.

Las ventas españolas de hortalizas en general a Rusia en 2017 descendieron hasta los 19.000 euros.

En 2013 Rusia compró al exterior tomates por un valor de 831’51 millones de euros, que ha pasado en 2017 a 494’6 millones.

El principal proveedor de tomate a Rusia en el año 2013 fue Turquía con 339’39 millones de euros, seguido por España con 82’8, China con 79’47, Holanda 76’77, Marruecos 76’26 y Polonia con 39’55 millones de euros. En 2017 El mayor proveedor de tomate a Rusia ha sido Azerbaiyán con 137’35 millones de euros (+343’92%), al que siguen China con 120’06 millones (+51’07%), Marruecos 117’21 millones (+53’68) y Bielorrusia con 49’31 millones de euros y un incremento del 55’57 por ciento.

En 2017, el valor de las ventas españolas de tomate a Rusia fue de cero euros.

Rusia importó en 2013 pimientos por un valor de 183’57 millones de euros, que han caído en 2017 hasta 143’62 millones de euros.

Israel fue en 2013 el país que más pimiento vendió a Rusia con 84’4 millones de euros, Holanda le vendió por 32 millones, China por 23’9, España por 15’47 y Turquía por 10’89, como principales proveedores de esa hortaliza. En 2017 Israel ha continuado siendo el mayor proveedor de pimiento a Rusia, pero cayendo a 143’62 millones de euros (-10’23%), seguido por China con 43’11 millones (+80’68), siendo Marruecos el tercer mayor proveedor y el que más aumenta sus ventas, con 9’43 millones de euros y un incremento del 280’24 por ciento con respecto a 2013.

En 2017 España no vendió nada de pimiento a Rusia.

Las importaciones rusas de pepino en 2013 fueron de 219’6 millones de euros, que en 2017 se quedaron en tan sólo 129’67 millones.

El mayor proveedor de pepino a Rusia en 2013 fue Irán con 63’72 millones de euros, Turquía con 45’28, España con 30’73, China 29’15, Bielorrusia 11’59, Ucrania 11’11 y Azerbaiyán con 10’19 millones de euros. Irán sigue siendo en 2017 el país que más pepino vende a Rusia con 55’43 millones de euros, al que siguen China con 27’9 millones, Bielorrusia con 19’13, Turquía 9’9, Azerbaiyán 9’6 y Kazajstán con 5’11 millones de euros.

Cero euros fueron en 2017 las ventas españolas de pepino a Rusia.

En cuanto a la berenjena, Rusia realizó en 2013 compras al exterior de esta hortaliza por un valor de 37’92 millones de euros, que se reducen en 2017 a menos de la mitad, con 14’96 millones de euros.

España ocupó en 2013 la primera posición entre los proveedores de berenjena a Rusia, con un valor de 17’76 millones de euros. Le siguieron Holanda con 6’81 millones, Turquía con 5’12, China con 4’44 y Bielorrusia con 1’05 millones de euros. En 2017 China ha pasado a tomar el relevo en primera posición con unas ventas de 5’42 millones de euros, a la que siguen Israel con 2’22, Guinea con 1’36 e Irán con 946.000 euros.

España cayó a cero euros en sus ventas de berenjena a Rusia en 2017.

En 2013 Rusia importó calabacín por un valor de 25’59 millones de euros, cifra que desciende hasta 10’88 millones en 2017.

Turquía encabezó en 2013 las ventas de calabacín a Rusia con 17’82 millones de euros, las de España alcanzaron los 5’35 millones de euros. Los mayores proveedores de calabacín a Rusia en 2017 han sido China con 6’22 millones de euros y Turquía con 2’81 millones de euros, correspondiendo el resto en pequeñas cantidades a diferentes países.

En 2017, las ventas de calabacín españolas, cero euros.

Rusia compró lechugas al exterior en 2013 por valor de 37’51 millones de euros, 22’94 millones en 2017.

España fue en 2013 el mayor proveedor de lechuga a Rusia con unas ventas por valor de 19’99 millones de euros, Seguida por Holanda con 10’08 e Italia con 4’3 millones de euros. En 2017 la primera posición la ocupa Irán con ventas por valor de 7’03 millones de euros, con Egipto en segundo lugar con 4’71 millones, seguido por China con 3’2 millones, Uzbekistán con 2’6 y Túnez con 1’88 millones de euros.

Las ventas españolas de lechuga en 2017, cero euros.