Derrumbe generalizado esta campaña de los precios de las hortalizas en Almería

30/07/2018.- El descenso del valor de comercialización ha sido de un 15,4% con respecto a la campaña anterior, cayendo a 2.830 millones de euros. También baja un 0’5% la producción que se queda 3.602’52 millones de kilos.

La campaña agrícola en la provincia de Almería ha experimentado un derrumbe generalizado de los precios de las hortalizas, según ha señalado en una rueda de prensa el consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Rodrigo Sánchez Haro.

El porcentaje del descenso del valor de comercialización ha sido de un 15,4 por ciento con respecto a la campaña anterior, hasta los 2.830 millones de euros. También ha caído ligeramente la producción, un 0,5 por ciento, hasta situarse en los 3.602’52 millones de kilos.

Sánchez Haro ha indicado que, pese a la caída, las cifras son aceptables dado que se sitúan como las segundas mejores de toda la historia tras la campaña 2016/2017, que ha calificado de excepcional, de forma que ha observado una cierta estabilización de las cifras de media con las tres últimas campañas.

El valor pagado al agricultor ha sido de 2.170 millones de euros, lo que supone un 12,6 por ciento menos con respecto a la campaña anterior y un 0,19 por ciento menos con respecto a la media de las tres últimas temporadas.

Las cifras también son negativas en relación a la comercialización, que en relación a la media de las tres últimas temporadas desciende un 2,47 por ciento.

El precio medio por kilo de productos hortofrutícola se ha situado en los 0,604 euros, esto es, unos ocho céntimos de euro por kilo menos que el pasado año. Pese a ello, la cifra se consolida como la segunda mejor de su serie histórica desde la campaña 2008/2009, ya que supera los 60 céntimos de euro por kilo si bien desde 2015/2016 hacia atrás el mejor precio medio por kilo era de 0,581 euros.

Los únicos productos que han visto aumentar el valor de su producción han sido el melón, cuyo valor ha crecido un diez por ciento --46.149 euros frente a los 41.938 de la pasada campaña-- y el brócoli, un 0,4 por ciento --10.335 euros en 2017/2018 frente a los 10.287 euros de 2016/2017--, ya que el resto han caído siendo el menos rentable la judía verde con una disminución del valor del 42 por ciento, seguida del tomate (-14 por ciento), el calabacín (-13,5 por ciento) y el pimiento (-11 por ciento).

El consejero ha resaltado que ésta ha sido una campaña muy competitiva en la que no se han dado factores externos como en la campaña anterior, en la que los países competidores obtuvieron malos resultados debido a la meteorología, según ha apuntado. Aún así, se ha mostrado satisfecho por las cifras de producción, que se han ubicado por encima de los 3.600 millones de kilos.

El descenso de la producción ha sido de 17’92 millones de kilos, lo que le lleva a encadenar el segundo descenso consecutivo del volumen de producción de su serie histórica, que alcanzó un máximo en la campaña 2015/2016 con 3.696’18 millones de kilos. Desde la Junta se ha achacado este descenso a las condiciones climáticas y la existencia de fenómenos adversos durante la campaña.

También ha decrecido la superficie de cultivo, con 777 hectáreas menos que el año anterior hasta las 56.869 hectáreas, esto es, un 1,3 por ciento menos. No obstante, la superficie de invernadero sí ha crecido un 1,2 por ciento y se sitúa ya en las 31.000 hectáreas. Fue también hace dos temporadas cuando el campo almeriense destacó con su mayor extensión de producción con 57.774 hectáreas de terreno.

Los productos que más han crecido en superficie han sido la sandía (920 hectáreas más), el tomate (160 hectáreas), el pepino (119 hectáreas), el melón (70 hectáreas) y la berenjena (59 hectáreas), mientras que se ha disminuido el terreno dedicado al cultivo de pimiento (129 hectáreas), la judía verde (520 hectáreas), el calabacín (110 hectáreas) y el brócoli (561 hectáreas). El descenso más acusado lo ha sufrido la lechuga, que ha visto caer la superficie de cultivo en 1.277 hectáreas.

En los nueve primeros meses de campaña, de septiembre a mayo, Almería ha exportado dos millones de toneladas de hortalizas y frutas frescas, como melón y sandía, que supone un 2,3 por ciento más que en el mismo período de la campaña anterior, pese a lo cual, el valor exportado ha alcanzado los 2.047 millones de euros, esto es un 4,5 por ciento menos, según los datos del ICEX.

Almería ha aumentado el volumen exportado aunque no ha alcanzado el valor de la de la campaña anterior con caídas en todos los productos, en especial en el pepino con 344 millones de euros (15,4 por ciento menos), en berenjena con 103 millones de euros (un 12,6 por ciento menos), en tomate con 478 millones de euros (11,2 por ciento menos), en calabacín con 241 millones de euros (un 9,4 por ciento menos) y en pimiento, con 618 millones de euros (un 6,5 por ciento menos).

Sánchez Haro, quien ha agradecido la colaboración de 70 comercializadoras y alhóndigas que participan en la elaboración de la estadística, ha insistido en que los datos son "aceptables teniendo en cuenta la campaña anterior", con lo que cree que están "en sintonía con la última década", por lo que el sector ha demostrado su "fortaleza" a pesar de las "dificultades" para seguir a la cabeza.

Entre sus retos, se ha marcado la mejora de la gestión de los recursos hídricos para garantizar la "seguridad" y "sostenibilidad" de los mismos, dar un impulso a la agricultura ecológica y sostenible a través de un mayor esfuerzo en materia de innovación, mantener el equilibrio en la cadena agroalimentaria, apostar por un modelo de economía circular que permita la mejora de la gestión de residuos plásticos y vegetales, la mejora de las infraestructuras de transporte y el apoyo a los programas operativos de las OPFH, cuya continuidad se defenderá en la nueva reforma de la PAC.