Agricultores españoles piden que al negociar el brexit el sector hortofrutícola sea estratégico

15/06/2017.- El presidente de la sectorial hortícola de ASAJA Nacional manifestó a representantes del Gobierno que es importante mantener al mercado británico en condiciones preferenciales, ya que se podría ver afectado por diversos tipos de barreras.

Francisco Vargas, presidente de la sectorial hortícola de la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) a nivel nacional, ha reclamado a representantes de diferentes departamentos ministeriales del Gobierno de España, que las frutas y hortalizas sean un sector estratégico en las negociaciones de la Unión Europea (UE) con el Reino Unido.

Desde la producción hasta la venta de alimentos hay una cadena en la que multitud de empresas operan aportando valor añadido con tareas como el procesamiento, el empaquetado o el transporte, recordó el especialista en negocios agrícolas Martin Webber en una conferencia.

“Es importante mantener un mercado de 65 millones de consumidores en condiciones preferenciales que se podría ver truncado con la incorporación de barreras físicas, burocráticas y fitosanitarias entre otras”, señaló Vargas, quien participó la semana pasada en una reunión con el Subdirector General de Asuntos Agrícolas dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores, Francisco Mombiela, que estuvo acompañado por Agustin Velilla (Subdirector General de Comercio Exterior de Productos Agroalimentarios), Maria Jose Hernández (Subdirectora Frutas y Hortalizas de la Dirección General de Producciones y Mercados Agrarios), entre otros asistentes de estos departamentos.

Vargas ha indicado que “desde ASAJA hemos manifestado especial preocupación con la propuesta negociadora europea en la que se pide mano dura con Reino Unido, ya que somos conscientes de que una salida no negociada adecuadamente sólo acarrearía perjuicios para el sector productor español. De hecho la Europa de los 27 tendrá un menor presupuesto agrícola para la PAC, que esperamos sea compensado con el cheque Británico y no haya ningún recorte para los productores españoles”.

Para el representante de Asaja, una de las posibles consecuencias de un brexit duro es “que se fuerce desde la UE una frontera física con aranceles a las producciones europeas, situación que resultaría contraria a los intereses españoles, ya que nos quitaría la ventaja competitiva que tenemos en tiempo de llegada a este destino, y encarecería la exportación, lo que favorecería la entrada de producciones de países terceros, principalmente del continente africano y sur de América, que podrían obtener acuerdos ventajosos e igualar los tiempos de entrega a los nuestros”.

Desde Asaja consideran “de especial preocupación la negociación bancaria, ya que el Brexit podría obligar a las empresas a contratar seguros de exportación para el cambio de divisas, además de los riesgos de devaluación que acosan a la libra tras la salida de la UE”.

“El mercado del Reino Unido es exigente en calidad pero paga bien por el producto y por eso es muy importante mantenerlo. Además hay variedades específicas de frutas y hortalizas que se plantan en exclusividad para este mercado y habría que hacer una costosa reconversión de estos sectores si se hace una salida dolosa”, afirma Vargas.

Recuerda Vargas también que “en unos momentos en los que permanece el bloqueo de Rusia a las frutas y hortalizas de la UE, sería nefasto para los intereses españoles la reducción o pérdida de un mercado tan importante como el de Reino Unido, no sólo por lo que consume, que también, sino por la sobreoferta que puede provocar en el resto del mercado europeo la desviación de las frutas y hortalizas que actualmente se consumen allí”.

Resume el representante de la organización agraria que “hemos trasladado que es importante mantener un trato preferencial con el Reino Unido y que la negociación sea flexible a los intereses de ambas partes y se protejan los intereses de los productores españoles, que son los principales interesados en este acuerdo.

Fuente: http://www.hortoinfo.es